F O T O G R A F Í A :

V I A J E S



T A I L A N D I A

B A N G K O K
MUSEO ERAWAN ( 3 )
 

 

  
Hermosas esculturas de las diosas aladas de las culturas orientales situadas en medio de uno de los muchos canales que recorren la superficie del parque. Están realizadas con todo lujo de detalles y con exquisita perfección. Es un verdadero placer pasear con calma en medio de toda esta explosión vegetal cuidada con mimo exagerado.

Tambien debo decir que existe un "pero". La temperatura y la humedad son dos factores que llegan a alterar la sensación de paz que se siente a medida que transcurre el tiempo y el sudor se apodera de cada milímetro de nuestra piel. Mientras estamos en el exterior, debo de limpiar mis gafas y mis ojos constantemente para poder realizar fotografías.

  
Detalle de las filigranas decorativas de la figura de la izquierda de la anterior fotografía. La posición de los dedos de las manos es típica en las danzas realizadas por las mujeres tailandesas.

  
Al cruzar una de las puertas de acceso a la primera planta del museo podemos contemplar esta preciosa imagen dorada de las tres cabezas del elefante Erawan, el cual está conducido por el dios hindú Indra. Tanto el pedestal como los demás elementos que componen este pequeño monumento, están perfectamente diseñados y elaborados, sin faltar las plantas típicas o las serpientes que se sitúan justo detrás de las tres cabezas. En la obra destaca el color dorado, color muy identificado con la cultura tailandesa y de otros países orientales.

  

La decoración sobre las paredes del exterior es armoniosa y detallista, donde se aprecian representaciones de dioses de las varias religiones de los países orientales.

ÍNDICE
 
P. PRINCIPAL