F O T O G R A F Í A :

V I A J E S



T A I L A N D I A

P A T T A Y A
SANTUARIO DE LA VERDAD
3
  
     En las siguientes fotografías se observa la forma de decoración de las escaleras de acceso al interior. Presentan diferentes diseños al igual que las escaleras que los componen. La abundancia de figuras es enorme y me imagino que cada grupo tendrá su propio significado cultural y religioso. Por el color que ha adquirido la madera, hace suponer que estos accesos son antiguos y que contrastan con el color de las figuras del interior, como se aprecia en las distintas tomas de tallas, unas muy deterioradas, otras en plena transformación como se observa en el grupo compuesto por un varón, la mujer y, posiblemente, sus dos hijos, una niña y un niño.



Las personas que se encuentran trabajando en el Santuario, no son simples obreros, se dedican a tallar la madera y sin patrones preestablecidos, aplican el “arte visionario”, un arte producido por artistas autodidactas, sin preparación previa cuyas obras van surgiendo de su visión personal revelada en el acto creativo. Puedo ver a estos artistas en pleno trabajo, en posturas inverosímiles, con el escoplo y el martillo entre sus manos y con paciencia infinita van arrancando viruta a viruta de la rustica madera para ir transformándola en belleza y armonía.

A medida que laboran la madera, ésta va tomando forma y a la vez, marcándole el camino a seguir en función del resultado.

Se dice que en la construcción del edificio se ha empleado un solo material; la madera. Todos los elementos están unidos entre sí por medio de soportes y anclajes diseñados y construidos en madera, formando una unidad de composición. No se han utilizado elementos como el hierro (clavos, ganchos, anclajes… etc.), o cualquier otro metálico. Imagino que será cierto.

 

     Como se puede observar en las fotografías superiores, los efectos de la temperatura, humedad y salitre que impregnan el aire, deterioran de forma notoria muchas figuras o grupos de figuras, quizá por su antiguedad o bien por su situación en el interior del Santuario que sufren en mayor grado estas inclemencias del atmosféricas.

     También es cierto que la restauración es constante y permanente pero, indudablemente, es algo que tendrán que mantener a lo largo del tiempo si no quieren que estos desperfectops sean mayores y, a veces, irreparables.
 
ÍNDICE
 
P. PRINCIPAL