F O T O G R A F Í A :

V I A J E S



T A I L A N D I A

B A N G K O K
PALACIO REAL ( 1 )
El primer espacio visitado en Tailandia fue la inmensa ciudad de Bangkok procurando captar lo más característico de su esencia, aunque soy consciente de que ya se ha escrito mucho sobre este país y fotografiado cada rincón especial de su entorno.  Empezaré por:

El Gran Palacio Real, el Phra Borom Maha Ratcha Wang, sirvió como residencia oficial del rey de Tailandia desde el siglo XVIII hasta mediados del siglo XX. Después, se trasladaron a otros palacios y este gran complejo se convirtió en el centro de gobierno del Tailandia.

Su construcción se inició en el año 1792 durante el reinado de Rama I. Se encuentra situado al este del río Chao Phraya sirviendo como protección al palacio. El resto del complejo se encuentra defendido por una valla de 1.900 metros de longitud y su superficie total es del orden de 218.400 metros cuadrados. Más allá de la valla se encuentra un canal, creado también con propósitos defensivos. Así, la zona asemeja una isla conocida como Rattana Kosin.

Es necesario comprar la correspondiente entrada para poder visitar la amplia estancia. Las mujeres deben cuidar su atuendo. No se permite la entrada con los hombros al descubierto, pantalones cortos o faldas cortas. Los hombres tampoco podrán usar pantalones cortos o camisas y polos sin mangas. En la entrada alquilan todo tipo de prendas para que los visitantes puedan acceder en las condiciones que determinan las leyes del país. Es un pequeño inconveniente pero vale la pena aceptarlo y entrar a perderse las maravillas que se encuentran allí dentro.

 

  
Acceso al inmenso complejo del Palacio Real. He tratado de evitar que las fotografías contengan a los visitantes paseando por todos los rincones. En muchos casos, sus apariencias logradas con las prendas alquiladas, superpuestas sobre las propias y bajo un una  temperatura y humedad sofocante, suelen ser ridículas.

  

Las innumerables construcciones y de muy diferentes aspecto configuran unos espacios de gran belleza. Su grandeza, a veces, impide abarcar y comprender lo que allí se encierra. La estupa de oro sobresale del resto por su llamativo colorido que se aprecia claramente desde fuera del recinto palaciego.

  
Los guardianes Daemon. Su presencia y dimensiones son imponentes y probablemente serían usados para hacer desistir cualquier intento de profanación de las estancias reales.

  
Guardia Daemon espléndidamente ornamentado. Es un ser sobrenatural descrito como algo que no es humano y que usualmente resulta malévolo., aunque antiguamente, para los griegos no contenía connotaciones necesariamente negativas. Con frecuencia se le representa como una fuerza que puede ser conjurada y controlada.

ÍNDICE
 
P. PRINCIPAL